Diócesis de Ciudad Rodrigo

Díez Taravilla, 15 – 37500 CIUDAD RODRIGO – Tfno.: 923 46 08 43 – info@diocesisciudadrodrigo.org

Fallece el sacerdote don Celso Martín Santos

D. Celso junto a don Raúl en la procesión de San Isidro.

La diócesis de Ciudad Rodrigo despedirá mañana lunes a don Celso Martín Santos con una misa funeral que se celebrará a las 12:00 horas en la parroquia de San Andrés y que estará presidida por el obispo, Mons. Raúl Berzosa.

D. Celso nació en Cabeza del Caballo, en 1945 y fue ordenado sacerdote en 1970. Precisamente, ese mismo año fue nombrado Coadjutor de la Fuente de San Esteban y profesor de Religión del Colegio de dicha localidad. Fue párroco de Navasfrías, de 1971 a 1997. En tres ocasiones ejerció como Arcipreste de Fuenteguinaldo. En 1997, se le traslada a la Parroquia de San Andrés, y se le nombra párroco “in solidum” con D. Hilario Marcos Sánchez, donde sirvió, ya como párroco hasta el momento de su fallecimiento.

A lo largo de sus años de servicio como presbítero, ha sido Delegado Diocesano de Pastoral Caritativa y Social, Delegado de Cáritas Diocesana, y Responsable de la Residencia de  Mayores de Fuenteliante, entre los años 2000 al 2007. En el año 2007 pasa a ser Consiliario de Cáritas. También ejerció como administrador, y más tarde párroco de Valdecarpinteros, desde el año 2004, además de encargado del Cementerio Municipal de Ciudad Rodrigo, también desde el año 2004.

La Fuente de San Esteban recuerda a don Rafael García Cuadrado

El salón de los jubilados de La Fuente de San Esteban se llenó de personas que querían participar en el acto de homenaje-recuerdo y reconocimiento a don Rafael García Cuadrado, con motivo del décimo aniversario del fallecimiento del sacerdote. El acto estaba promovido y organizado por la Cofradía del Santísimo Sacramento de La Fuente de San Esteban.

Varios sacerdotes y personas allegadas compartieron recuerdos y vivencias junto a don Rafa. Tras la finalización de la misa solemne del domingo se rezará un responso y se colocará un cuadro de don Rafael en el Museo Parroquial.

Raúl Berzosa:” Los presbíteros estamos llamados, ante todo y sobre todo, a servir al Pueblo de Dios”

El obispo y el Vicario General junto a los sacerdotes que celebran sus bodas de oro.

Muy querido D. José, hermano obispo; queridos hermanos sacerdotes, especialmente quienes celebráis vuestras Bodas de oro sacerdotales: D. Joaquín Galán Pino, D. Gabino Martín Vicente y D. Guillermo Corral Peramato; queridos diáconos; queridos familiares; queridas religiosas; queridos seminaristas; queridos todos.

Estamos celebrando la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. En la primera lectura, de la Carta a los Hebreos, se nos ha recordado cómo es nuestra ordenación sacerdotal: “un ir perfeccionando día a día nuestra llamada hacia la santidad”, que consiste, para el sacerdote diocesano, en el heroísmo de la caridad. Todo, en Jesucristo, Único, Sumo y Eterno Sacerdote. ¡Qué belleza ha sido volver a escuchar y cantar el salmo 109: “Tú eres sacerdote eterno, y para siempre, según el  rito de Melquisedec”. Y, en el pasaje del Evangelio de San Marcos, una invitación: al mismo tiempo que hacemos presente el Cuerpo y la Sangre del Señor, convertirnos nosotros mismos en Eucaristía vivientes, según lo prometido el día de nuestra ordenación: “vive lo que celebras”. De nuevo, el heroísmo de la caridad en el ejercicio diario de nuestro ministerio sacerdotal.

Queridos hermanos presbíteros, recientemente el Papa Francisco celebró órdenes presbiterales en Roma. Como siempre, sus palabras fueron breves pero certeras. Nan nuevo, porque lo esencial no cambia. Deseo recordaros lo que dijo, como si fuese un regalo aquí y ahora para nosotros, y muy especialmente para quienes celebráis las bodas de oro.

Los ordenados, somos conscientes de que el Señor Jesús es el único Sumo Sacerdote del Nuevo Testamento; pero en Él también todo el pueblo santo de Dios fue constituido pueblo sacerdotal. Todos iguales en dignidad y en la misma misión. Si bien es cierto que, entre todos sus discípulos, el Señor Jesús quiso elegir a algunos en particular, para que ejerciendo públicamente en su nombre el ministerio sacerdotal, y en favor de todos los hombres, continuaran su misión peculiar de ser maestros, sacerdotes-presidentes y pastores.

No lo olvidemos nunca: los presbíteros estamos llamados, ante todo y sobre todo, a servir al Pueblo de Dios. Configurados con Jesucristo, somos predicadores del Evangelio, Pastores del Pueblo de Dios, y presidentes en las celebraciones. Esto comporta todo un estilo de vida: así, debemos leer y meditar asiduamente la Palabra del Señor para creer lo que hemos leído, para enseñar lo que hemos aprendido, y para vivir lo que hemos enseñado. La Palabra de Dios, orada y predicada, es como el perfume de nuestra vida. Y con ella, y con nuestro ejemplo, edificamos la Casa de Dios que es la Iglesia.

Igualmente, por nuestro ministerio, el sacrificio espiritual de los fieles se hace perfecto. Con el bautismo agregamos nuevos fieles al Pueblo de Dios. Con el sacramento de la penitencia perdonamos los pecados en el nombre de Cristo y de la Iglesia, sin cansarnos de ser misericordiosos. Porque siempre tenemos presentes nuestros pecados y nuestras miserias que Jesús también nos perdona.

Con el oleo santo damos alivio a los enfermos. Elevando la oración de alabanza y súplica, la oración litúrgica de Las Horas, durante todo el día, nos hacemos voz del Pueblo de Dios y de toda la humanidad. Y, finalmente, ejercitamos con alegría la caridad sincera, complaciendo únicamente a Dios y no buscando otros intereses propios. En resumen, solamente estamos al servicio a Dios y para el bien del santo pueblo fiel de Dios. Por eso, tengamos siempre delante de los ojos el ejemplo del Buen Pastor, que no vino a ser servido, sino a servir y a buscar y salvar lo que estaba más perdido y alejado de Dios. Sigue leyendo

El doctor Vara aborda los cuidados paliativos y el papel de la familia en la enfermedad

Un momento de la conferencia.

La delegación pastoral de Salud de la diócesis ha querido celebrar la Pascua del Enfermo con una conferencia sobre cómo ‘Acompañar a la familia en la enfermedad’ y los cuidados paliativos que se encargó de pronunciar el doctor Francisco Vara.
Invitó a los presentes a pararse a pensar sobre la ética, sobre todo en momentos de enfermedades crónicas ya muy avanzadas. «Enseguida recurrimos a la eutanasia, a la sedación y no nos paramos a pensar si tenemos otras alternativas y son los cuidados paliativos».
Reconoció que las medidas de las que se disponen a día de hoy son «inimaginables» para tratar el sufrimiento físico «pero andábamos cojos», refiriéndose así al hecho de que hasta hace algún tiempo se olvidaba la parte religiosa, espiritual, psicológica o familiar y en su opinión, «hay muchas más teclas que tocar sobre todo en la etapa final».
En ese caso del cuidado integral del paciente, Salamanca ha sido la primera provincia de Castilla y León que ha contado con un programa de estas características promovido en toda España por la Fundación la Caixa con 42 equipos y 300 profesionales.
Apostó por la familia como parte «fundamental» para el enfermo, «¿Si la familia claudica, qué pasa?» Se planteó.
La conferencia tuvo lugar en el salón Obispo Mazarrasa del Palacio Episcopal y las actividades de esta delegación continuarán el día 29 con una eucaristía por los enfermos en San Andrés.

Raúl Berzosa: “Si vivimos orgullosos y engreídos, “endiosados” terminaremos cansados y agotados y, por lo mismo, frustrados e infelices”

Queridos hermanos  sacerdotes, queridas autoridades, queridas hermanas Agustinas, queridos Residentes y Trabajadores de la residencia Santa Rita, querida Coral Agustiniana, queridos todos:

¡Qué alegría, poder celebrar un año más esta memoria de nuestra Santa! Me fijo en uno de sus títulos: “abogada de los imposibles y de las causas que parecen imposibles”. Para comenzar, vivió los tres principales estados de vida cristiana: casada, viuda y consagrada religiosa. Y, sin contar de nuevo los milagros que el Señor hizo en ella en vida (conversión de su marido, perdón al asesino de su marido, evitar que sus hijos tomaran venganza del asesino, entrada milagrosa en el convento agustino, florecimiento de una rosa y un higo en pleno mes de enero, etc…), me fijo en otros tres milagros “casi imposibles”, atribuidos a su intercesión, una vez que ha subido al cielo: la reconciliación, en Casia, entre Agustinos y Franciscanos; la reconciliación entre clero secular y clero regular; y, en otro orden de cosas, en el terrible terremoto de 1599, la única casa que quedó intacta fue la suya, con una peculiariedad: todavía se pudo ver, en el tejado, la abertura por la que se decía que bajaba un ángel cuando ella estaba orando en dicho inmueble.

Este título de “abogada de los imposibles”, me da pie para resaltar lo que he venido subrayando en el tiempo pascual: el vivir, como signo de santidad, las Bienaventuranzas, como las vivió Santa Rita. Todo ello en la línea de los señalado por el Papa Francisco, en “Gaudete et Exsultate”, nn. 63 al 94. El Papa Francisco afirma, dichas bienaventuranzas, son como el “carnet de identidad” del cristiano y el retrato vital de cómo vivió el mismo Jesús y, añadimos, el estilo y forma de vida de como vivieron los santos y santas durante XXI siglos…

«Felices y santos los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. Pobre no es tanto quien ama a Dios, sino quien se deja mar por Él, y le cambia la vida. San Lucas también nos habla de ser «pobres» sin más (cf.Lc 6,20), y nos invita a una existencia austera y a compartir todo lo nuestro con los más necesitados. Sigue leyendo

El Seminario organiza unas jornadas para preparar su 250 aniversario

El próximo año se cumplirá el 250 aniversario del Seminario san Cayetano y la institución ya comienza a preparar el camino, en primer lugar, con una jornadas que tendrán lugar el 14 de junio y que servirán para «ir desgranando la importancia de esta institución, lo que ha supuesto en la historia y alumbrar lo que tiene que ser como servicio a la diócesis», destacó el rector, Juan Carlos Sánchez.
El título de las mismas es ‘Iglesia, sociedad, cultura’, y darán una idea de cómo la institución ha influido en esos ámbitos a través de diferentes alumnos.
El sacerdote Anselmo Matilla, que actúa como secretario de estas jornadas, desgranó el programa que comenzará a las 17:00 horas con la inauguración a cargo del obispo civitatense, Raúl Berzosa.
La conferencia inaugural la pronunciará el sociólogo y antiguo alumno del Seminario san Cayetano, Javier Alonso Torrens.
Hacia las 18:00 horas se presentará la digitalización del archivo académico y a las 18:40 horas se ha programado un recital poético de la mano de Antonio Sánchez, poeta y profesor jubilado de la Universidad de Salamanca.
La jornada es sumamente densa y a las 19:00 horas se anuncia una mesa redonda de antiguos alumnos donde se abordará el papel de los «hombres de Iglesia» con el obispo emérito de Sigüenza-Guadalajara, José Sánchez, y Nicolás Martín, profesor jubilado y canónigo emérito.
Del lado de la sociedad para hablar de ‘Hombres relevantes en las Fuerzas Armadas y otros cuerpos de seguridad del Estado’ estarán Ángel Montero, general auditor del cuerpo jurídico militar y Generoso Martín, inspector jefe jubilado del Cuerpo Nacional de Policía.
Por último, el apartado de la cultura se identificará en la persona de José Antonio Bartol, profesor de la USAL y que se centrará en ‘Poetas, literatos y pregoneros’.
El obispo de la diócesis, Raúl Berzosa, quiso definir esta actividad con cuatro palabras: «Agradecimiento, realismo, austeridad y divulgación».En el caso del agradecimiento justificó la palabra para «una institución tan fecunda».
El realismo, dijo el prelado «porque no queremos ser ni más ni menos que nadie, los hechos hablan por sí solos y si lo más importante son los frutos, ahí están».
Manifestó, además Berzosa, que todo se ha organizado sin grandes gastos, en primer lugar porque no cuentan con capacidad para ello pero «ni el dinero ni la prosperidad son lo más importante».
Y en lo que respecta a la divulgación, reconoce que debe ser «eficaz» para que «esta institución no quede al oeste del oeste».
Las jornadas se van a grabar y además se retransmitirán en directo, gracias al apoyo de la productora local Contracorriente.
Por último, ayer comenzó una campaña de testimonios en la que un total de 30 personas, que van desde antiguos a actuales alumnos o a padres de esos estudiantes, cuentan su relación con el Seminario con el objetivo también de «dar a conocer de qué es actualmente», finalizó Juan Carlos Sánchez.

Consejo diocesano de Pastoral y Encuentro diocesano en la víspera de Pentecostés 

Consejo diocesano.

La diócesis de Ciudad Rodrigo ha celebrado este pasado fin de semana dos citas muy importantes como son el Consejo Diocesano de Pastoral y el Encuentro diocesano en la Víspera de Pentecostés, en el que participaron numerosas personas llegadas de toda la diócesis. En primer lugar, el obispo pronunció una conferencia en la capilla del Seminario y posteriormente, presidió la Eucaristía en la Catedral de Santa María. El obispo lanzó algunas de estas ideas.

ALGUNAS CLAVES DEL PAPA FRANCISCO PARA RECREAR Y FORTALECER UNA IGLESA SINODAL[1].

1.-  El Papa Francisco, no sólo ha devuelto una sonrisa a la Iglesia, cargada de ternura y misericordia, sino que ha hecho una propuesta nueva: la catolicidad, que ya no se pilota desde el centro, sino desde el SUR, desde la periferia

2.- La Iglesia católica avanza imparable hacia una figura auténticamente mundial y multicultural, como comunión de iglesias en todos los continentes. Es la base de la sinodalidad.

3.- Francisco sintetiza y expresa un cambio, en continuidad con el Vaticano II: resituar la Iglesia en el giro copernicano del mundo moderno, que se siente libre y autónomo de su tutela. La iglesia del papa Francisco no tiene miedo de vivir en un mundo multicultural, plural y globalizado. “La salida misionera” es perder el miedo al mundo en el que vivimos y a ser iglesia en ese mismo mundo.

4.- Como su nombre significa (Francisco) es un enamorado de la pobreza y de los pobres, y amante de la creación y de las criaturas. Promueve una cultura del encuentro y del diálogo, que escuche el clamor de los pobres y del planeta tierra. De ahí el profetismo en su lucha contra el desequilibrio ecológico, el drama de los refugiados, las mediaciones “artesanales” internacionales, el diálogo interreligioso, el diálogo ecuménico… Muchas veces nadando entre “Escila y Caribdis”, las críticas de dos sectores edclesiales: a) la de quienes se sienten inquietos al ver alterados sus esquemas tradicionales, se sienten amenazados en sus posiciones, y se resisten a la conversión misionera; b) la de quienes utilizan la figura de Francisco para contraponerlo a sus predecesores. El Papa Francisco, sin embargo, ofrece la iglesia a ambos, como “hogar y familia” (sinodalidad), para aportar lo mejor de sí mismos…

5.- Se presenta, ante todo, como obispo de Roma, se encomienda a su oración, e invita a su Pueblo a evangelizar Roma.  Destaca la iglesia de Roma, en el seno de la comunión de iglesias, presidiendo en la caridad; al mismo tiempo, en ella, se hacen presentes las iglesias del mundo entero.

6.- Practica un discernimiento marcado por la tradición espiritual de los jesuitas, y por una reflexión filosófica, con cuatro grandes principios: el tiempo es superior al espacio; la unidad prevalece sobre el conflicto; la realidad es más rica que las ideas; el todo es superior a la parte (EG). Estos cuatro principios los deduce de una tesis, nunca defedida, sobre Romano Guardini. Y, completados, según J.C. Scannone y Rafael Luciani, por el trasfondo teológico de la llamada “teología del pueblo y de la cultura”. Además, según Massimo Borghesi, en filosofía, se hace eco de Amelia Podetti, de la que toma la idea de “periferia”, y del filósofo Alberto Methol Ferré, en el sentido de una dialéctica distinta de la hegeliana: no de ruptura y confrontación (de lucha de clases) sino de complementariedad y de encuentro (fusión de contrarios).

Encuentro diocesano.

7.- Promueve una eclesiología de comunión y sinodalidad, para la misión y desde la misión. El Vaticano II y Evangelii Nuntiandi, de Pablo VI, colocaron la evangelización en el corazón de la iglesia: “la iglesia no es para ella misma, sino para evangelizar”; Francisco coloca a la iglesia en el corazón de la misión, porque la Iglesia nace y vive del ejercicio de la misión. La nueva evangelización, en clave de misión, es como “una verificación eclesiológica de autenticidad”; exige preguntarse si la iglesia está dispuesta a encarnarse en los escenarios donde se desarrolla la vida de nuestra sociedad y de nuestro mundo de hoy. De ahí, la llamada a una conversión pastoral: contentos de “ser pueblo”. Sigue leyendo

Reunión Arciprestazgo

Copyright © 2012. Diócesis de Ciudad Rodrigo. Todos los derechos reservados.